domingo, 11 de noviembre de 2018

COCINA PARA HACER AMIGOS: PUCHERO U OLLA DE TRIGO E HINOJOS DE ALMERÍA. Por #agustinperezgallego


PUCHERO U OLLA DE TRIGO E HINOJOS DE ALMERÍA. Por  #agustinperezgallego
      En Almería es muy típico éste potaje tan suculento, sobre todo en los pueblos del interior, se tenía que cocinar con lo que daba el huerto, la vega y el corral..... los productos de la matanza que se tenían colgados de las cañas en las despensas, las legumbres siempre a mano en cualquier casa y el hinojo que en primavera nace en todos los huertos almerienses.
     Un ingrediente poco común en la cocina española es el trigo en forma de semilla, aunque de ahí le proviene el nombre al plato; éste ingrediente viene a sustituir el arroz, pues el arroz es un ingrediente que había que comprar y el trigo se sembraba en casi todas las casas antiguamente, pues cada casa tenía su propia finca para autoabastecerse de pan, llevando el trigo a los numerosos molinos que hay repartidos por la geografía almeriense.

      El trigo en forma de semilla se utiliza normalmente para alimento de los animales, por lo que no es fácil encontrarlo en las tiendas, normalmente en Almería se suele comprar a granel en los mercadillos y en tiendas de ultramarinos de toda la vida.
     Este tipo de platos desgraciadamente se están perdiendo, su contenido en grasas, su elaboración que requiere bastante tiempo y el gusto de las nuevas familias por comida más ligera y menos condimentada, hace de éste guiso un exquisito manjar que se mantiene sobre todo en los restaurantes de toda la vida, esos de cocina tradicional con grandes ollas y cocineros sin estrellas, pero que tienen en sus fogones los más ricos manjares.

Ingredientes:
-un puñado de garbanzos por persona (también se puede hacer con judías planas)
-150 gr. de trigo (se puede sustituir por arroz)
-1 manojo de hinojo fresco (los tallos tiernos del centro de la planta)
-1 rosco o tripa de morcilla de cebolla (unos 150 -gr.)
-1 espinazo de cerdo salado
-costillas saladas
-1 trozo de tocino magroso
-1 hueso de manteca
-1 hueso de jamón
-3 patatas medianas

Elaboración:
Poner a remojo de víspera los garbanzos con un puñado de sal.
Poner en una olla grande los garbanzos, el espinazo, la costilla, los huesos y el tocino.
Limpiar el trigo poniendolo en una fuente amplia, con las manos ir removiendo y estrujándolo para quitarle la cascarilla (una piel fina) que iremos soplando de vez en cuando para que salte y deje el grano limpio. Cocer en una olla aparte hasta que esté tierno (unos 45 minutos).
También se puede limpiar y poner en remojo de víspera para que se hinche y luego poner a cocer a la par que el resto del potaje (pero tendríamos que echarlo un poco antes que las patatas para que se haga).

Cuando los garbanzos estén blandos, sacamos "la pringue" (los huesos, el tocino, el espinazo y la costilla) y los reservamos, ponemos el trigo y las patatas cortadas en trozos, y echamos un atadillo que habremos hecho con los hinojos o si queremos podemos ponerlos picados. Dejamos hacer hasta que las patatas estén tiernas, probamos de sal y rectificamos si es necesario (pues los espinazos y los huesos aportan bastante sal al guiso y casi nunca es necesario poner sal extra)
Unos 5 minutos antes de apartar el potaje del fuego añadimos el rosco de morcilla para que le de sabor (si todos los comensales quieren comer morcilla, se puede echar la morcilla cortada, pues en éste caso su contenido se esparcirá por el guiso dándole mucho sabor).
Servir el potaje y en un plato aparte poner " la pringa" para que cada comensal se sirva a su gusto.
Preparar abundante ensalada fresca para acompañar el plato y una "mole" de vino de la tierra, porque en Almería también vinos muy interesantes, aunque para éstos platos de toda la vida me gusta un vino de bota, del que hacen los agricultores de toda la vida, un vino con un cierto dulzor que entra de maravilla y al pasar el rato.
El trigo también se puede limpiar de la cascarilla utilizando un secador de pelo, si lo vamos moviendo y dándole con el secador, la cascarilla salta y se limpia, el resto de la cascarilla que quede flotará en el agua de remojo y ahí la podremos limpiar. Esta operación la tendremos que hacer con cuidado, porque la cascarilla saltará por los aires con la presión del secador, por lo que nos pondremos en un sitio adecuado para no ponerlo todo perdido.
La morcilla de Almería es morcilla de cebolla, sus ingredientes son sangre, manteca y cebolla cocida y se le añaden también diferentes especias.
¡¡Buen provecho!!
* Gracias a Agustín García Gallego.


Nuestra tierra siempre ha sido cruce de caminos y pago abundante de todo tipo de productos agrícolas... Por eso su cocina recibe múltiples influencias: murcianas, arábicas, serranas, marineras... y cuenta con unos fantásticos productos que hacen posible el milagro que platos corrientes en otros lugares, aquí tengan el gusto de lo extraordinario...


"Recetas de aquí, de las de antes y, algunas, con el toque de ahora, nuestras...buenas; de Overa"


A todas las mujeres de Overa que han forjado lo que hoy es nuestra historia culinaria. A todas ellas, el primer bocado de cada  plato que se prepare a partir de este blog.

sábado, 13 de octubre de 2018

Pregón fiestas El Pilar 2018 Por Carlos Campra Navarro


Pregón fiestas El Pilar 2018
              Por Carlos Campra Navarro

Ya resuenan herraduras

que sobre capas relucen

manchas de tinta y de cera.

                  (Federico García Lorca)



Sucias manos los delatan,

aquellos que al estraperlo juegan,

no tienen pan,

solo hambre y pena.



Hacia "El Empalme" van llegando,

aquellos que, una guerra entre hermanos, vencieran,

traen consigo a la Virgen,

en la oscura noche nochera.



Descubren tierra fértil,

llena de olivos, llena de higueras,

pobreza en las casas,

que de adobe se hicieran.



Un vergel de naranjos

y olor a azahar en las puertas,

los niños corren desnudos,

por calles todavía inciertas.



¡Gran prosperidad 
anunciaba esa Virgen!

pues ahora los niños,

bellos y relucientes trajes visten.


Calles de asfalto, colegios, palmeras.

¡No mires María del Pilar!

Que el pecado original, en el río me espera.

Que suerte la mía, que suerte ser niño en Overa.



Tierra en las manos y panochas en la noche,

 cuando el verano llega.

Lagartijas mis amigas y culebras en las cunetas,

 grandes risas nos ofrecían

mientras montábamos en bicicletas.



Por la veintiuna parece que los oigo,

 treintena de cencerros suenan,

pues a mitad de febrero parece que estamos,

 cuando esta patrimonial fiesta pagana celebran,



tiznajos en las carnes,

animalescos gritos pegan,

bellas muchachas abrazan,

 mientras los vecinos comida y vino ofrezcan.



No hay miedo,

solo respeto y pureza,

 pues desde los romanos se viene dando,

con mucha tradición y fortaleza.



Ay Virgen bendita!

Ya llegó la primavera, estamos en abril,

 tu semana santa y árboles frutales

se cuentan por mil.



Embriagadores olores nos rodean en las meriendas,

disfrutando de buenos alimentos,

bajo el puente viejo,

 ligericos de prendas.



Gracias milagrosa

por librarnos de riadas,

que millones de tormentas vimos

y ya las recordamos como aguas pasadas.



A este oasis de cañales, bancales y acequias morescas

viniste a parar, donde no había nada,

donde sus gentes con trabajo y esfuerzo

 ha salido bien parada.



Donde hoy se celebra

 el día de las fuerzas armadas,

que se iguala al coraje y humildad de nuestra gente,

en esta tierra soñada.




                                         

domingo, 30 de septiembre de 2018

ROMERÍA DE LAS CINCO ROSAS, SAN MIGUEL-OVERA 2018. Resumen fotográfico

San Miguel, símbolo de unión de los cinco barrios de Overa. LA ROMERÍA DE LAS 5 ROSAS








Subiendo a San Miguel. año 2018. foto: J.Pardo




Parte trasera de la Ermita de San Miguel. Foto J.Pardo



Parte trasera de la Ermita de San Miguel. Foto J.Pardo




                                             Cúpula de la entrada con nido de golondrinas Ermita de San Miguel. Foto J.Pardo

Parte trasera de la Ermita de San Miguel. Foto J.Pardo
La tumba del perro Dimitri. Amor por los animales. San Miguel. foto: J.Pardo

Parte trasera de la Ermita de San Miguel. Foto J.Pardo

Vistas infinitas desde la ermita de San Miguel. Campico de Nubla. Foto: J.Pardo
Los romeros descansando junto a la ermita. Foto: J.Pardo

Pensando frente a la ermita. Foto: J.Pardo

Los romeros de Palacés en  la ermita. Foto: J.Pardo

Los romeros abarrotando la ermita y sus alrededores. Foto: J.Pardo

Los romeros abarrotando la ermita. Foto: J.Pardo

Momento final de la ceremonia religiosa,  foto: J.Pardo

Entrega de presentes de la AA.VV. de Palaces a Maria Pardo representante de la romería de San Miguel.
Un emotivo e histórico pregón de la AA.VV. de Palacés.

Ofrenda de las CINCO ROSAS a San Miguel por Cata Pardo- Overa Viva. Foto: Andrés Sánchez Domínguez


El abuelo más valiente con sus nietos. Sembrando tradiciones. foto J.Pardo

Tomando un piscolabis en honor de San Miguel, 

CADA AÑO EN EL SÁBADO SIGUIENTE AL DIA DE SAN MIGUEL (29 DE SEPTIEMBRE) CELEBRAMOS LA ROMERÍA AL CERRO DE SAN MIGUEL EN OVERA.

Una romería que quiere simbolizar la unión de los CINCO barrios (CINCO ROSAS) en torno a un lugar con una trayectoria histórica impresionante. Desde la cultura argárica (hace más de 4000 años) hasta nuestros días pasando por fenicios, romanos, vándalos, árabes...El cerro de San Miguel y desde comienzos del siglo XVIII la ermita de San Miguel simbolizan, junto con nuestro castillo de Overa, la unión de las gentes de este maravilloso lugar en el mundo

sábado, 8 de septiembre de 2018

MERMELADA DE HIGOS DE LOS BALLESTAS. Por Juan Pardo Valera




     Los higos son una de las frutas más calóricas y alimenticias. Nuestros antepasados podían pasar un día trabajando con sólo con una “almostrá” de higos secos y un pedazo de pan. También se utilizaban para engordar a los marranos ante de su sacrificio a principios de diciembre. La carne de un cerdo engordado con chumbos e higos tiene un sabor especial y, dentro de lo que cabe, es de lo más saludable.
     Hoy vamos a hacer una receta de mermelada de higos. Mi madre me enseño los secretos de las mermeladas. Ella era una experta en la de tomates y, también, en la de membrillos. (jamás probé algo igual). Esta mermelada de higos se basa en sus enseñanzas y en otras “modernuras” que aprendí por ahí. El resultado es sorprendente.

INGREDIENTES:
1 Kg. De higos del reino (o de pascua) muy, muy maduros. (también pueden ser de otras variedades). Si los has cogido tú con cariño y esmero mucho mejor… Lo que hacemos con amor se trasmite a los alimentos, y a todo. Estos son de Los Ballestas, en Overa, sin duda.
400 g. de azúcar morena (yo utilizo estevia por ser más saludable). Si se quiere más dulce subir la cantidad.
½ limón exprimido. (de Overa, por supuesto).
1/2 de manzana.
Un chorreón de un licor seco: orujo, anis seco, brandy…Yo prefiero el brandy, soy un forofo. (se puede prescindir)
Unos golpes de canela.

ELABORACIÓN:
     Se pelan bien los higos se trocean y se ponen en una olla o cazo. Se le añade la manzana cortada con trocitos muy pequeños (al cocer, la pectina de la manzana hará que la mermelada quede más trabada).
     Se le añade agua buena hasta cubrirlo todo. Se le añade el zumo de limón. El chorreón de licor y los golpes de canela molida (al gusto todo)….Y el azúcar o la estevia. Se remueve todo y se deja macerar unas horas (mejor toda una noche).
     Después se cuece a fuego medio, al principio, y luego a fuego lento durante 40 ó 50 minutos. Se va removiendo y espumando (quitar la espuma) frecuentemente.
     Cuando haya espesado lo suficiente (en esto los gustos son diferentes) se aparta, se deja enfriar y se pasa por “el chino” o por la batidora.


CONSERVACIÓN:
    En tarros de cristal que previamente se han desinfectado, manteniéndolos durante 10 o 15 minutos dentro de agua en ebullición. Se secan. Se llenan hasta el borde y se colocan boca abajo durante 24 horas.
Otra opción es poner los botes al baño maría durante 30 minutos. De estas formas se habrá hecho el vacío y conservaremos nuestra mermelada varios meses.

CONSEJOS PARA CONSUMIR LA MERMELADA DE HIGOS:
     Este es un manjar de dioses, por tanto, hay que dale su ceremonial al consumir.
     Unas buenas tostadas de buen pan con mejor mantequilla, un buen paté de oca, como relleno de ese bizcocho que te sale fenomenal…
     Y siempre en buena compañía que te diga:
-          ¡Qué sabroso, cariño…!
-          ¡Uhmmm, papá, está fenomenal…!