lunes, 1 de abril de 2013

LA CABAÑA DEL OLIVO. Por Alberto Santín Ros.

 
 SOBRE EL AUTOR:
 
 Me llamo Alberto Santín Ros. Tengo 9 años y estudio 3º de Primaria en el Colegio Público Nuestra Señora de la Soledad.
 
Mis aficiones son el ciclismo, el fúbol y el judo. Los lunes y los miércoles voy a clases en Huércal. Y los miércoles y viernes a clases de fútbol también en Huércal. Con la bici aprovecho cualquier ratito que tengo para pasearme en ella e ir a casa de mis amigos Álex y Blas.
 
Espero que os guste este cuento y que os animéis a escribir uno. Visitar Overa Viva y leed este cuento. Se lo dedico a mis tíos de Argentina.
 
LA CABAÑA DEL OLIVO.
 
 
 
Érase una vez un olivo muy viejo donde venían muchos niños a jugar todos los días. Un día vino su dueño y recogió las olivas.
 
Un día vimos un palé de mi abuelo y decidimos hacer una cabaña, donde nos gustaba pasar las tardes, juntábamos un euro cada uno e íbamos a lo del Oscar a comprar chuches. Las comíamos al pie del olivo, sentados en corro y así las tardes pasaban una y otra y la cabaña del olivo mejoraba más y más cada día.
 Pero un día mientras estábamos en el colegio vino una lluvia muy fuerte que arrasó con él, se llevó el viejo palé y todo lo que formaba la cabaña, y solo queda de él las ramas que el agua trajo y las tardes compartidas con el viejo olivo.