lunes, 8 de octubre de 2012

CON OVERA EN EL CORAZÓN 3: EVOCACIÓN NOSTÁLGICA por Salvador Navarro


EVOCACIÓN NOSTÁLGICA



         OVERA

Feraz tierra de frutales,

 Huerta perdida en el tiempo,

Hogar recio de titanes

Dispersados por el viento;

Solar de heroicos afanes

Donde realizar un sueño;

Jardín de rosas amantes

Bajo un oro azul de cielo;

A través de los cristales

De las aguas de los frescos

Y abundantes manantiales,

Que ofrecieron el consuelo

En los meses estivales

Al penitente viajero

De sus aguas minerales,

Bajo aquel puente de hierro

Perdido en los vendavales,

Cuando el padre río nuestro,

Almanzora de trigales,

¡Envidiado a tal extremo…!

Generoso de humedales

De abril y mayo hasta enero

Huertas, pagos y olivares

Regaba sin regateo;



 Y a rebaños admirables

Abrevó en el infierno

Del sol férreo de estiaje

Guiadas en el sendero

Las puntas interminables

Por los pastores de Homero,

Bucólicos personajes

Cubiertos por el sombrero

De palma fina de paje,

Al sonido del cencerro

Leve de peso aunque grave,

Caminando en el deseo

De que llegara la tarde,

Le canto hoy al inmenso

Dulce, profundo que arde

Amor filial, en cien versos

Que justamente le alaben

……………………
Entre naranjos, vergel

Que a los suyos siempre espera,

Que amable puso a sus pies

De la hispánica palmera

Sombra de oasis de Fez

De su río en la ribera.



El que una y otra vez

Arrastró como una fiera

Riadas dignas de ver

Desde el puente, como fiesta,

Pasar las aguas, temer

Caer en ellas, beberlas

Y allí, en ellas, perecer.

Río en cuyas riberas

Mil pájaros, de placer

Cantaban en las primeras

Horas del amanecer

Cauterizando las penas

Del que sufría algún traspiés

De la vida en las faenas

  Y del cañar al almez

Y del naranjo a la higuera

Colorines de la red,

Gorriones de las eras

Acuciados por la sed

Vuelan con alas de seda

Derechos a devolver

Su vida en una quimera

Ante algún niño cruel

Oculto tras la maleza…

Tal fue la mítica Overa.

………………..
¿Dónde fue la primavera

De un azahar florecer?

¿Dónde la yema primera

Que brotó al atardecer

Se perdió de aquella higuera

Dulce como pura miel

En el barranco señera?

¿Dónde el baile de maitines?,

¿Dónde fiestas familiares?

¿Dónde están los bailarines

De nuestras fiestas locales?

Y ¿dónde, dónde se fue

Aquella imagen de Overa? 



Hoy esta tierra fecunda

De ubérrimo suelo hecha,

De gente buena, rotunda,

Incierto futuro apecha;

Del orbe una parte inunda

Insegura suerte, acecha

Un gran peligro y abunda

El temor a una cosecha

Quemada por la profunda

Sequía, al sol deshecha.


 Hoy he de reconocer

Que la nuestra es otra Overa.

Se ha trasladado el vergel

Del huerto al monte, a la sierra.

Y se ha convertido en dosel

Del río y de su ribera.

El sol abrasa otra vez

Ya todo el año, sin tregua

Aquella especie de Edén

Que por otro tiempo fuera.

¡Qué gloria sería poder,

Agrícola y ganadera,

Ver del tiempo a su través

La antigua, apacible Overa!




Salvador Navarro. El Pilar (Overa)