martes, 3 de julio de 2012

DEBATE con Juan Antonio Muñoz: Problemas de Overa y caminos de solución.

DEBATE: Problemas de Overa y caminos de solución


                        Por  Juan Antonio Muñoz Muñoz. Profesor y escritor


1. INTRODUCCIÓN

 Desde Overa Viva os proponemos un interesante debate para conocer desde distintos enfoques la actual situación de nuestra localidad. Tenemos claro que el futuro de Overa vendrá determinado por los problemas del presente y los caminos de solución que emprendamos.



Nuestro colaborador Juan Antonio Muñoz
  Son muchas las fortalezas de nuestra Overa y en ellas hemos de apoyarnos para crear un futuro mejor, más rico y agradable para todos. Pero será en superar nuestras debilidades donde estará la verdadera clave de solución para conseguir un futuro pleno de satisfacciones, de orgullo y  bienestar…

            Este debate  sobre los problemas actuales de Overa y sus posibles soluciones se planteará a varios vecinos y otras personas relacionadas con nuestra localidad de diversos ámbitos para obtener visiones complementarias que nos hagan tener un todo lo más completo posible.

            Esta semana contamos con la colaboración de nuestro amigo Juan Antonio Muñoz Muñoz, nacido en Lubrín, experto en el estudio de la provincia de Almería, persona conocedora de Overa; de los que llevan a Overa en el corazón… Pero, también, cualquier amigo/a de Overa Viva puede hacer sus aportaciones. Enviadlas al correo: overaviva@gmail.com

            Publicaremos estas opiniones en la página de Facebook de Overa Viva y también en nuestro Blog: www.overaviva.blogspot.com. Después sacaremos unas conclusiones con todas las opiniones que haremos llegar a los medios de comunicación, administraciones, partidos políticos… Con la ilusión de que valgan para tomar medidas que nos pongan en la senda de un futuro mejor…EL FUTURO DE OVERA.


2. DEBATE: Problemas de Overa y caminos de solución

                     Por  Juan Antonio Muñoz Muñoz. Profesor y escritor.

             Me piden Alonso y Juan que intervenga en el debate sobre las posibilidades de Overa y rehúyo el reto aduciendo lejanía, pero insisten en que buscan precisamente la perspectiva que ofrece la distancia. Lo intentaré. Tiraré de amigos y  recuerdos. 

San Miguel, un lugar querido por Juan Antonio


Lo primero que conviene subrayar es que Overa es hija del río y del camino y éste fue siempre su origen y su destino. La unión de estos dos elementos ha generado históricamente poblaciones importantes, aunque hoy con el río seco y carreteras por todos sitios no le demos importancia. No olvidemos que el río ha sido paso obligado de agua y gentes, que los caminos de Lubrín  y Vera han sido pasos históricos y que ya en época romana el Bajo Almanzora estuvo especialmente poblado.

 Ser cruce de caminos ofrece oportunidades, más información y un mejor conocimiento del territorio. Implica trasiego de gente,  dinero, transportes, ganados y mercancías y por ende intercambios y negocio. Una mentalidad comercial y abierta que ha imprimido carácter a lo largo de la historia a la gente de Overa y que supone un activo cultural y emprendedor para encarar el futuro. En este sentido se me ocurre pensar que Overa Viva puede extender la idea iniciada con este debate hasta consolidar un grupo donde los más experimentados asesoren y apoyen a jóvenes emprendedores locales con la intención de generar a medio plazo un área de negocio propia e independiente de Huércal, de Vera o del valle del Almanzora. Y por que no, un pequeño lobby que defienda intereses locales. Y aunque sea obvio decirlo, cabe recordar las enormes posibilidades logísticas que tiene este enclave para abastecer  servicios y bienes al valle del Almanzora, a  Huércal, campo de Lorca  y la costa de levante. 

Los cortijos uno de los temas de estudio de Juan Antonio.
            Por otra parte el río ha generado un espacio ribereño, un corredor cargado de vida que contrasta fuertemente con el árido paisaje circundante. Overa es, o al menos lo fue, un oasis del camino. Un paisaje del agua singular y fresco bendecido por las aguas del río donde siempre hubo excedentes y una vida menos dura lo que se traduce en una gastronomía más rica, una vida cultural más propicia y más patrimonio en general. 

El valor del verde, la estética del paisaje, los olores, el bosque de naranjos, las tradiciones y la arquitectura autóctona conforman un activo que, puesto en valor, no solo puede generar empleo e identidad sino también calidad de vida. Europa está llena de ejemplos donde el paisaje y el patrimonio cultural son base y sustento económico, pero primero hace falta creérselo y luego defenderlo colectivamente.

Por desgracia hay ejemplos negativos en cuanto a destrucción de espacios y levantamiento de construcciones impersonales en estos últimos años, pero también iniciativas como la de Overa Viva u otras para la puesta en valor y la recuperación de los valores tradicionales. Se me ocurre la creación de un catálogo de buenas prácticas constructivas (muchas poblaciones la tienen), la propuesta de un inventario de edificios y espacios históricos o singulares y un grupo de trabajo para la defensa de la vega.

 Y por supuesto cuidar la calidad ambiental tanto del paisaje como del aire y del agua. Mis recuerdos de Overa son olores de azahar y pan tierno, de verde, de acequias y tierra mojada. Ya sé que todo cambia y cada economía tiene su lugar y tiempo, pero hay valores que suman y sensaciones que restan, que no es lo mismo pasar sintiendo la vega que percibir olores ajenos.

Una salida en navidad a estudiar los lugares de nuestro entorno.
Recordar también que cada lugar tiene su impronta, su carácter y su historia y que un mejor futuro pasa siempre por crecer acorde con nuestras posibilidades, nuestras fortalezas y nuestros genes y Overa tiene las suyas. El equilibrio es un componente de la felicidad y la felicidad es siempre el mejor activo con que contamos las personas y hasta los territorios.

Otra consideración que creo merece la pena reivindicarse desde aquí tiene que ver con el nombre de Huércal Overa, que a fuerza de decirlo se olvida que es un nombre compuesto de dos territorios antagónicos y complementarios, el de Huércal ligado al secano y el de Overa ligado al río. Uno es extensivo y el otro intensivo -aridez y oasis-, trilogía mediterránea –vid, trigo y aceite- y huerta. Los dos se suman y se unen -tanto monta, monta tanto-. Así que en adelante no digas Huércal sin añadir Overa, si acaso aquí, di Overa y que supongan Huércal.

Quiero aprovechar, también, para abordar un tema, tal vez sensible, como es el de las cinco Overas. Creo que son comunidades de origen hidráulico más que social, es decir que tienen su origen en la  gestión de un pago de riego junto al que se asientan, al menos en el caso de los Navarros, Los Menas, el Pilar y la Concepción, pues en el caso de Santa Bárbara hay un añadido de control  del territorio que no aparece en el origen del las otras. En todo caso se trata de una comunidad bien avenida y homogénea sin más diferencias que las derivadas del pequeño tramo que las separa. Y digo esto porque creo que tiene más sentido poner el acento en la unión ahora que se trata de racionalizar el uso de recursos y buscar soluciones conjuntas. Consensuar iniciativas, aunar soluciones, compartir espacios y sobre todo invertir en comunidad educando a los niños juntos, es decir compartir un espacio de socialización, aprendizaje y juego: la escuela de Overa.

Finalmente quiero aprovechar  la ocasión que me ofrece este medio para saludar a tanta gente con la que compartí ratos de juventud y que no he vuelto a ver.

                                                                                       

                                               Un fuerte abrazo

                                                            Juan Antonio Muñoz Muñoz



3. DATOS PERSONALES, GUSTOS Y DESEOS.

Juan Antonio Muñoz nace en Lubrín donde pasa su infancia. Luego, como tantos otros de su generación, pasa su primera juventud en un internado cursando el antiguo bachillerato, entre ellos el de Huércal. Hace magisterio y luego humanidades. Trabaja en la docencia y actualmente ejerce como asesor de patrimonio, territorio y medio ambiente en el Centro de Profesores de Almería. Es autor de libros y trabajos sobre etnografía y espacios almerienses. Colabora con instituciones y colectivos sin ánimo de lucro, especialmente con las dedicadas a la defensa del territorio,  motivo por el que este año ha recibido el premio Duna.  

Juan Antonio y sus amigos en una excursión por Lubrín.

¿Qué lugar de Overa recuerdas con más cariño?

            Mi espacio preferido de Overa es el camino que une los Menas con el Pilar. Es un paisaje del agua sugerente y completo que además cuenta con interesantes construcciones tradicionales.


¿A qué lugares de Overa llevarías a unos amigos que no la conocieran?

             Para mostrar Overa a los amigos, primero subiría a la ermita de San Miguel para contextualizarla en el espacio y en el tiempo, luego daría un paseo de invierno entre naranjos  y caso de llevar agua el río, lo seguiría aguas abajo.  


¿Dónde te harías una casa para vivir en Overa?

            En cuanto a mi lugar idóneo para vivir, escogería un espacio con naranjos y huerto en Los Menas.

 ¿Con cuál tradición o costumbre de Overa te sientes más identificado?

            Las máscaras de camisa o peloteros.


¿Qué comida o bebida de Overa es tu preferida?

            Unas buenas migas de matanza.


¿Cuál es tu deseo más sentido para el Futuro de Overa?
       

Y mi deseo, que Overa genere recursos propios para mantener su gente, que conserve ese paisaje ribereño que históricamente la caracteriza y mantenga su calidad de vida. 

Cortijos, naranjos y palmeras un escenario para la casa ideal de  Juan Antonio


,