sábado, 8 de septiembre de 2018

MERMELADA DE HIGOS DE LOS BALLESTAS. Por Juan Pardo Valera




     Los higos son una de las frutas más calóricas y alimenticias. Nuestros antepasados podían pasar un día trabajando con sólo con una “almostrá” de higos secos y un pedazo de pan. También se utilizaban para engordar a los marranos ante de su sacrificio a principios de diciembre. La carne de un cerdo engordado con chumbos e higos tiene un sabor especial y, dentro de lo que cabe, es de lo más saludable.
     Hoy vamos a hacer una receta de mermelada de higos. Mi madre me enseño los secretos de las mermeladas. Ella era una experta en la de tomates y, también, en la de membrillos. (jamás probé algo igual). Esta mermelada de higos se basa en sus enseñanzas y en otras “modernuras” que aprendí por ahí. El resultado es sorprendente.

INGREDIENTES:
1 Kg. De higos del reino (o de pascua) muy, muy maduros. (también pueden ser de otras variedades). Si los has cogido tú con cariño y esmero mucho mejor… Lo que hacemos con amor se trasmite a los alimentos, y a todo. Estos son de Los Ballestas, en Overa, sin duda.
400 g. de azúcar morena (yo utilizo estevia por ser más saludable). Si se quiere más dulce subir la cantidad.
½ limón exprimido. (de Overa, por supuesto).
1/2 de manzana.
Un chorreón de un licor seco: orujo, anis seco, brandy…Yo prefiero el brandy, soy un forofo. (se puede prescindir)
Unos golpes de canela.

ELABORACIÓN:
     Se pelan bien los higos se trocean y se ponen en una olla o cazo. Se le añade la manzana cortada con trocitos muy pequeños (al cocer, la pectina de la manzana hará que la mermelada quede más trabada).
     Se le añade agua buena hasta cubrirlo todo. Se le añade el zumo de limón. El chorreón de licor y los golpes de canela molida (al gusto todo)….Y el azúcar o la estevia. Se remueve todo y se deja macerar unas horas (mejor toda una noche).
     Después se cuece a fuego medio, al principio, y luego a fuego lento durante 40 ó 50 minutos. Se va removiendo y espumando (quitar la espuma) frecuentemente.
     Cuando haya espesado lo suficiente (en esto los gustos son diferentes) se aparta, se deja enfriar y se pasa por “el chino” o por la batidora.


CONSERVACIÓN:
    En tarros de cristal que previamente se han desinfectado, manteniéndolos durante 10 o 15 minutos dentro de agua en ebullición. Se secan. Se llenan hasta el borde y se colocan boca abajo durante 24 horas.
Otra opción es poner los botes al baño maría durante 30 minutos. De estas formas se habrá hecho el vacío y conservaremos nuestra mermelada varios meses.

CONSEJOS PARA CONSUMIR LA MERMELADA DE HIGOS:
     Este es un manjar de dioses, por tanto, hay que dale su ceremonial al consumir.
     Unas buenas tostadas de buen pan con mejor mantequilla, un buen paté de oca, como relleno de ese bizcocho que te sale fenomenal…
     Y siempre en buena compañía que te diga:
-          ¡Qué sabroso, cariño…!
-          ¡Uhmmm, papá, está fenomenal…!