lunes, 2 de enero de 2017

3. RECETAS CON MUCHISIMO AMOR. ROLLOS DE NARANJA de Anita Valera (recopiladas por Juan Pardo Valera)

Anita Valera, la autora.
RECETAS CON MUCHISIMO AMOR…Estas recetas de dulces de navidad están transcritas de las enseñanzas y experiencias de una overense muy querida que las realizó, año tras año, con muchísimo amor, cuidando al detalle todos los ingredientes y su realización, siempre con alegría y por y para sus seres más queridos.
 
Rollos de Naranja de Anita Valera.



ROLLOS DE NARANJAS DE OVERA.-

    Existen multitud de de tipos de rollos (roscos en otros lugares..) pero si en algo somos especialistas por estas tierras es en las naranjas y en sus multiples aplicaciones.
    Estos rollos se pueden hacer y consumir en cualquier época del años, pero eran típicos en navidad para nuestra familia... Que bien conservados en grandes ollas de porcelana nos duraban bastantes meses y eran acompañamiento preferido en desayunos y meriendas.


Anita amasando los rollos de naranja


1. INGREDIENTES.-

- 1/2 Litro de aceite de Oliva (de los buenos y centenarios olivos de Overa)
- 2 Kg. de harina candeal.
- Rayadura de limón (1/4 de vaso de agua).
- 1 cucharada de canela.
- 1 cucharada de bicarbonato.
- 8 huevos (clara y yema).
- 1 vaso de zumo de naranja.
- 3/4 Kg. de azucar.(tambien se puede sustituir por edulcorantes naturales).
- 1 sobre  y 1/2 de levadurina.

Tan sencillo y complicado a la vez... una forma perfecta.

2. PROCESO DE ELABORACIÓN.-
      Se baten los huevos en un recipiente amplio (claras y yemas). Se añade el zumo de naranja y se continua batiendo. Seguidamente se añade el aceite, la raspadura de limón, la canela y el bicarbonato.
Una vez bien ligado todo, se va añadiendo poco a poco la harina. Finalmente se añade la levadurina... Se amasa muy bien hasta que nos quede una masa bien compacta...
Cuidado que no se pasen, ni se peguen.

3.- MOLDEADO DE LOS ROLLOS.-
    Cada casa tiene sus gustos en el tomaño de los rollos (desde muy pequeños hasta gigantes..). A nosotros nos gustaban medianos... Comiendo uno te quedabas bien, con dos mejor...y tres si eras un tragón.
     Tanto para el amasado como para la elaboración de los rollos es aconsejable mojarse, un poco los dedos en aceite, para que no se pegue la masa.
     El enrollado y pegado de los extremos formando el rollo es un pequeño arte que se consigue con la práctica y los cariñosos consejos de la abuela...
    Los rollos se van colocando bastante separados en las latas de cocer, pues suelen crecer bastante en la coción y no es aconsejable que se peguen unos a otros.
    Finalmente se pintan con yema de huevo.... Y al horno.
Cuidar el horno es fundamental.
4. HORNEADO.-
     El horno debe estar bien caliente al meter las latas de los rollos. Entre 270 / 280 grados.
Se suelen tener de 5 a 7 minutos en la zona de coción y luego de 2 a 3 minutos en la de gratinado para que cojan color.
Supervisar y aconsejar con cariño...
5.- TRUCOS Y CONSEJOS DE LA ABUELA.-

- El azucar puede ser morena (más natural) o si te preocupa la dieta o la salud puedes hacerlos con sacarina o estevia. Anita siempre hacía la mitad de esta forma...
- El aceite es siempre un aliado: fondo de las latas para que no se pequen los rollos, manos para que no se pegue la masa... 
- Se pueden dejar sin pintar de huevo, o espolvorearlos de azucar glas, de canela..etc.
- Se conservan muy bien en olla de porcelana y cubiertos de fina capa de papel.
- Ideales para desayunos, meriendas...y como complemento a una buena copa de anís o coñac...

     Dictado por Anita Valera el 13 de diciembre de 2003



LA COCINERA

     Anita Valera Sánchez (1929- 2012) descendiente de dos familias con mucha tradición en ambas orillas del río: “los colorines” de la Ermita de La Concepción y los “granaeros” de Los Menas. Por sus capacidades, tanto físicas como mentales y espirituales, podría haber llegado a ser famosa, una estrella, una celebridad; pero ella lo dejó todo por amor... Primero por un hombre al que amó por encima de la opinión de su familia y de quien se pusiera delante… Después por sus hijos, por los que marchó a Alemania y se enfrentó a los inmensos problemas de la emigración, consiguiendo que estudiaran y alcanzaran nuevos horizontes. Y, finalmente, por el amor a sus nietos, a los que cuidó como una madre y con los que nunca escatimó trabajo y entrega. Su ejemplo nos ha enseñado a todos el camino. Su sacrificio mereció la pena.
     Dentro de su legado culinario destacamos sus recetas de postres en los que era una consumada maestra: mantecados, empanadillas, rollos de naranja, sobaos, tortas de chicharrones, de bizcocho, rollos fritos, arroz con leche, pan de higo…

                                                   ******
  * En recuerdo de mi querida madre y de todas las madres y abuelas que con tanto amor nos han dado lo mejor de su vida. Posiblemente no sea muy objetivo, pero los que conocéis esta perdida infinita me comprenderéis perfectamente. "Mientras las recordemos estarán en nuestro corazón y viviran para siempre".