jueves, 8 de agosto de 2013

"A NUESTRO GUSTO", COCINA PARA HACER AMIGOS.4. GURULLOS. Receta de Inés Alarcón Sánchez. Editada por Ana Mª. García Díaz

 
Doce platos con encanto de Overa
Nuestra tierra siempre ha sido cruce de caminos y pago abundante de todo tipo de productos agrícolas... Por eso su cocina recibe múltiples influencias: murcianas, arábicas, serranas, marineras... y cuenta con unos fantásticos productos que hacen posible el milagro que platos corrientes en otros lugares, aquí tengan el gusto de lo extraordinario...


"Recetas de aquí, de las de antes y, algunas, con el toque de ahora, nuestras...buenas; de Overa"

A todas las mujeres de Overa que han forjado lo que hoy es nuestra historia culinaria. A todas ellas, el primer bocado de cada plato que se prepare a partir de este blog.

 
 
 
GURULLOS CON CONEJO y CARACOLES 

 
1.- EL DÍA DE ANTES
 
Cada vez que veo este suculento plato, vienen a mí recuerdos de mi infancia. Cuando yo era niña y mi bisabuela, mi mamá Fefa estaba haciendo gurullos, me daba un trozo de masa para que yo hiciera también y mientras tanto me contaba historias. ¡Cómo me gustaban esos momentos con ella!(A.M. García)
 
 
Elaborando la masa de los gurullos

 
2.-INGREDIENTES

1/2 kg de conejo
200 g de judías blancas secas
2 patatas medianas
2 tomates maduroscuchara
1 cebolla
1 pimiento verde
1 pimiento choricero seco
4 dientes de ajo
2 ramitas de perejil
1/2 copa de aceite de oliva
Azafrán
Sal
Para los caracoles

400 g de caracoles
1 cabeza de ajos
Laurel
Agua
 
Hacer gurullos requiere su técnica y mucha práctica...
Para los gurullos
100 g de harina
4 cucharadas de aceite
Sal


 
Inés Alarcón Sánchez, autora de la receta.
3.-ELABORACIÓN

Paso 1: Preparar el conejo
Partir el conejo en dos mitades, desechando la cabeza. Cortar cada mitad en trozos pequeños.

 

Paso 2: Preparar verduras
Poner a cocer las judías y partir el pimiento verde en dados.
Triturar el tomate y filetear la cebolla.
Partir las patatas en dados.
Machacar en mortero el perejil y el azafrán.
 
Paso 3: Freír
 
Freír los ajos y el pimiento choricero seco, reservarlos.
Dorar en cazuela los trozos de conejo, añadiendo el pimiento verde, la cebolla y el tomate.
 
Paso 4: Preparar los caracoles
Lavar los caracoles y cocerlos lentamente con una cabeza de ajos, el laurel y agua.
 
 
Paso 5: Cocción
Agregar al sofrito los caracoles.
Verter abundante agua, el machacado, las patatas, las judías cocidas previamente aparte y cocer todo durante 20 minutos.
 
 
Paso 6: Preparar gurullos
Hacer una masa a mano con la harina, agua, aceite y sal sacando tiras con la mano.
Cortar con la punta de los dedos hasta darles forma de granos de arroz. Se hace el día de antes y se dejan secar, hasta el día siguiente.
 
Paso 7: Terminar el guiso
    Echar los gurullos antes de que cuezan las patatas.
Apartar del calor y dejar reposar.

 
4.-PREPARACIÓN EN MESA

    La forma más tradicional de servir este plato es en una cazuela de barro, o en su defecto, un buen plato hondo al que hay que acompañar con un buen vino tinto, preferiblemente de Almería.
 
 
 
5.-CURIOSIDADES
 
     Los gurullos con conejo y caracoles forman parte del patrimonio gastronómico de Overa. Se trata de un plato que también se elabora en otras comarcas al Norte de Murcia donde es habitual el uso culinario de caracoles. Pueden también hacerse solos con conejo o con caracoles; una delicia igualmente.
 
    Los gurullos son un guiso de gran tradición que ha ido adaptándose a la gastronomía regional. La historia se remonta a la época romana y arábigo-andaluza. Tanto a los romanos como a los árabes les gustaba deleitarse con la carne de conejo y con las verduras típicas de la zona como el pimiento, la cebolla, etc. Y la pasta de cereales ha estado presente desde el origen de la dieta mediterránea.
 
    Los romanos criaban caracoles en huertos especiales, a los que llamaban coclearia. Sin embargo, su consumo se remonta a la época de las cavernas, pues el principal alimento del hombre prehistórico son los moluscos, familia a la que pertenece el caracol de tierra.
 
    Esta receta resulta muy saludable y sabrosa tanto por la mezcla de la carne de conejo y el sabor típico de los caracoles serranos, como por el uso de verduras de temporada.
    En otras épocas era frecuente hacerlos con chapetas, caracoles típicos de Overa, pero desgraciadamente esta especie está al borde de la extinción y está totalmente prohibido recolectarla.