lunes, 28 de noviembre de 2011

NUESTRA SEÑORA DE LA SOLEDAD. Por Ana Mª García Díaz


La patrona de Overa (Los Menas) es la Virgen de la Soledad, cuya representación artística es una preciosa imagen de un metro y medio aproximadamente de altura. ¿Cómo llegó a nuestro pueblo? ¿Quiénes y cuando la trajeron?...son preguntas a las que no es fácil responder, pues muchos refieren la existencia de una imagen antiquísima que fue quemada durante la guerra civil, de la cuál sólo se encontró la cara y las manos entre las cenizas. En la actualidad, esto es lo único que queda de la imagen primitiva, pues el cuerpo es una talla de madera cubierta con un gran manto de terciopelo negro con bordados en oro.
La hermosura de la imagen es indiscutible, cuyo aspecto se embellece por los ropajes y joyas regaladas por lo fieles.

Nuestra Señora de la Soledad, patrona de Overa (Los Menas)

CARRERA DE LA VIRGEN
Los días próximos  a la celebración de las fiestas de Overa en honor a su patrona la Virgen de la Soledad, los overenses pasean la imagen de su Virgen por las calles de Overa, visitando cada casa. Esta salida, a lo que coloquialmente se le conoce como "la carrera de la Virgen",se realiza en dos días distintos.

La primera carrera es siempre hacia abajo, donde se visita el barrio de El Pilar y Santa Bárbara. Suele durar alrededor de unas cinco horas, y durante todo el trayecto se va sumando gente al mismo.
La carrera de La Virgen de la Soledad por Santa Bárbara y El Pilar.
La segunda carrera es hacia arriba (Los Navarros y Los Menas). En este trayecto, se hace una parada muy especial en la casa donde se dice se encontraron la cara y las manos después de haber sido quemada. Allí se le canta el himno y el cielo se llena de incesantes destellos de cohetes. Suele durar un poquito más que el primero, pero la devoción del pueblo de Overa afronta este trayecto con ganas e ilusión acumulada durante todo un año.

El ruido de los cohetes se convierte en un referente situacional para el que se ha quedado rezagado o está en su casa esperando que llegue la virgen. Es mucha la gente que cuando la virgen llega a su casa, ha ofrecido tirar una docena de cohetes, dos,...o más, a veces.

La hospitalidad de la gente en sus casas es uno de los rasgos a destacar, pues tienen preparados todo tipo de refrescos, agua bien fresquita, etc...para aquellos que acompañan a la virgen durante toda la carrera.
La iglesia está compuesta por una gran nave central en bóveda de cañon , con varias capillas laterales.


FESTIVIDAD

Cuenta la tradición oral, que allá por el año 1865, un ventoso 29 de julio el padre Cura
Valera, párroco de Huércal-Overa, se desplazó hasta nuestro pueblo, cuyos hogares estaban siendo destrozados por la epidemia de cólera y se dirigió a la casa de unos familiares de “ Pascualico el de la noria”, donde se encontraba la imagen de la Virgen de la Soledad, para sacarla a la calle.
Allí, bendijo los campos y echó su bendición para que el cólera desapareciera.
Les dijo a las gentes: -“Mirad, el viento se llevará el cólera por el río”-. Desde ese momento cesó la epidemia.
Salida de la Virgen para la procesión del día de La Soledad,


                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      
Iglesia parroquial de La Soledad de Overa con su estético campanario y sus capillas adosadas.
El clamor popular hizo que se construyera una choza en el lugar que hoy     se encuentra nuestra actual iglesia para colocar la imagen de la Virgen de la Soledad y que todos pudieran venerarla. La puerta de esta choza se convirtió en el lugar en el que los trovadores hacían eco de su arte y recibían donativos que destinarían para la construcción de una pequeña ermita, pues en Overa no había iglesia aún, solo estaba la de Santa Bárbara.

 
Su empeño dio fruto y se construyó lo que se conoce como la sacristía vieja. Dando paso a lo largo de los años a la ampliación de la actual parroquia de Nuestra Señora de la Soledad en el año 1943.


Hoy, después de muchos años más, en memoria de ese milagro realizado por el Cura Valera, y en honor a nuestra Virgen de la Soledad, cada 29 de julio, Overa conmemora su tradicional fiesta…pues su sentir religioso tiene una imagen que no admite discusión...

                                                                                                  
                                               ¡¡ Viva la Virgen de la Soledad!!

La Virgen de la Soledad. Fotografía Domingo Rojas Ramos